__________________________________________ MONTERO & LOMBART CONSULTING THE EXECUTIVE WAY Barcelona, Paris, Madrid, Girona, Lleida, León, Lisboa
 __________________________________________        MONTERO & LOMBART CONSULTING               THE EXECUTIVE WAY                        Barcelona, Paris, Madrid, Girona, Lleida, León, Lisboa   

TODO AQUELLO QUE LAS EMPRESAS SABEN, AUNQUE NO SEPAN QUE LO SABEN (primera parte) Jordi López Daltell 

¿DÓNDE ESTÁ “MI” CONOCIMIENTO? Y ¿QUIÉN LO TIENE?

 

¿Alguna vez se ha preguntado qué pasaría si aquel trabajador estrella, aquel “pozo de sabiduría”, ese empleado que sabe más que nadie de un determinado producto, tipo de clientes o proceso comercial o de producción o administrativo le comunicara que deja la empresa o, simplemente solicitara ser “ascendido” a otro puesto dejando, así, de realizar aquellas tareas que ha estado haciendo desde tiempos inmemoriales con un grado de excelencia que nunca antes nadie había sido capaz de ofrecer?

 

Respondiendo a la pregunta. En el medio y largo plazo, no pasaría nada. Más pronto o más tarde, se recuperarán de la “pérdida” del conocimiento, experiencia y “saber hacer” de ese empleado, aunque, sin duda, en el corto plazo notarían (mucho, probablemente) las consecuencias de la pérdida del “valor añadido”, que el saber o “saber hacer” único de esa persona les aportaba.

 

El trabajador que ustedes habrían “perdido”, estimado lector, sin duda habría adquirido gran parte de ese conocimiento y “saber hacer” de forma intuitiva, por ensayo y error a lo largo de años y años de experiencia personal y, como buen profesional habría estado muy ocupado trabajando y dando servicio a clientes (externos y/o internos) y, por supuesto, no habría tenido tiempo en todos estos años de explicarle a nadie la “receta secreta” de ese conocimiento único. ¿Le suena?, ¿Le resulta familiar?, ¿me equivoco?

 

No, no soy vidente ni adivino. En mi experiencia como consultor he vivido esta situación infinidad de ocasiones. La batalla del “día a día” (de lo urgente) no nos deja tiempo para aquellas cosas que, aun siendo sumamente importantes; e “identificar”, “extraer”, “envasar”, “almacenar” y “distribuir” el conocimiento crítico, que aporta valor y que nos hace destacar, únicos y diferentes a los ojos de nuestros clientes; sin duda alguna lo es.  

 

Recuperemos el punto de partida, ese trabajador que ha decidido marchar. Y ese conocimiento que usted teme perder, de forma temporal, al menos. E intentemos ver la situación desde otra óptica. Probablemente la pregunta que debemos formular no es ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperar (o compensar) el conocimiento que ahora tengo pero que marchará cuando marche la persona que lo tiene?, ni tan solo ¿qué puedo o debo hacer para reducir a la mínima expresión el intervalo de tiempo en que no dispongo de ese conocimiento “crítico”?, la verdadera pregunta que debemos formularnos es ¿qué puedo hacer para tener, poseer y estar en disposición de aplicar ese conocimiento desde el primer minuto, siempre y en todo momento?

 

Si sigue leyendo, compartiremos con usted un método de trabajo para identificar, “extraer”, “envasar” y “distribuir” el conocimiento clave de su organización para ponerlo a disposición de todo aquel, en la organización, que lo precise para aportar valor. 

 

 

FASE I – IDENTIFICACION

 

El primer paso del proceso será identificar aquel conocimiento “suficientemente relevante” para su organización; ya sea para liderar colaboradores y equipos, para fomentar el trabajo en equipo, para conocer y optimizar los procesos comerciales, de producción o de administración, entre muchos otros. A ese conocimiento, de ahora en adelante, nos referiremos como “conocimiento crítico”.

 

¿Quién decide – se preguntará usted – qué conocimiento es “crítico” y merece la pena ser extraído, “envasado” y puesto a disposición de la organización?, La respuesta es fácil. Esta primera decisión deben tomarla ustedes.

¿Conocimiento de clientes?, ¿del proceso de ventas?, ¿inteligencia del consumidor?, ¿del proceso de producción?, ¿Cómo liderar a sus colaboradores y equipos?, ¿cómo fomentar la colaboración entre sus empleados, equipos y departamentos?, La respuesta parece obvia, ¿Quién mejor que ustedes para decidir el conocimiento que deben “tener” y ser gestionado?

 

La identificación de ese primer bloque de conocimiento a priorizar debe realizarla un grupo de trabajo, reducido, integrado por los responsables de las áreas comerciales, productivas, de gestión del talento, entre otros posibles responsables de áreas.

 

La siguiente pregunta que, con toda probabilidad, ya se deben estar formulando es “Sí, pero ¿todo?, ¿todo el conocimiento que aporta valor?, ¿es eso realmente posible?”. Estas son preguntas habituales y pertinentes. A largo plazo es deseable y necesario disponer de “todo” el conocimiento “crítico” pero, como usted ya intuye, en el corto plazo deberá priorizar qué conocimiento aborda primero.

 

Algunos de los posibles criterios a tener en cuenta para establecer esas prioridades serían:

 

  1. ¿En cuantas “manos” (o “cabezas”) está ese conocimiento clave?, Si el número de poseedores de ese saber es reducido, la urgencia de disponer del mismo es máxima
  2. ¿Cuánto valor aporta a clientes y a la empresa?, Cuanto más valor aporte a nuestros clientes; cuanto más nos ayude a diferenciarnos de nuestra competencia, más “arriba” estará en nuestro listado de “extracción prioritaria”.
  3. ¿Es propio, únicamente, de nuestra empresa u organización?, En caso de necesidad, ¿podemos buscarlo fuera, incluso en nuestra competencia?, Si el conocimiento es propio y exclusivo de nuestra organización, será imprescindible identificarlo y retenerlo y hacerlo lo antes posible.
  4. Y, por último, ¿cuan fácil o difícil es, una vez identificado, obtenerlo?

 

Precisamente la obtención (a la que, de ahora en adelante nos referiremos cómo “extracción”) será el siguiente paso, una vez tengamos la relación de conocimiento a obtener ordenada y priorizada.  En el próximo artículo explicaremos con detalle como “extraer” y “envasar” correctamente el conocimiento clave una vez lo hayamos identificado.

Sede social

MONTERO & LOMBART

CONSULTING, S.L.

Freser, 50 3r.

08026 BARCELONA

 

Teléfono: 934360518

Fax: 934360518

Email: info@montero-lombart.com

 Barcelona:

Travessera de les Corts, 361, Entl.1a, 08029-BARCELONA

 Girona:

C/Plat de Salt, 20, 1er

17190-Salt

( Girona )

 

 

 Lleida:

Bisbe Irurita, 13

25006 - Lleida

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© MONTERO LOMBART CONSULTING,THE EXECUTIVE WAY